Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio Más información Aceptar
Up

23/04/2018

La nutrición como base de la salud reproductiva

La nutrición como base de la salud reproductiva
Cada vez tenemos más evidencias científicas que la nutrición es básica en la conservación de un buen estado de salud. Sabemos que adquirir hábitos alimenticios saludables ayuda a alargar la esperanza de vida, evitar enfermedades metabólicas crónicas y evitar el desarrollo de determinadas enfermedades así como ciertos tipos de cánceres. También vez de plantearnos tener un hijo la alimentación es muy importante.

En Embriogyn entendemos que para poder cuidar todos los elementos preconcepcionales es necesario hacer una valoración de todos los aspectos de la persona que desea tener un hijo. Y la nutrición es esencial tenerla en cuenta para afrontar un embarazo. Tan la futura madre como el futuro padre es fundamental que cuiden y velen para llevar a cabo una buena nutrición e hidratación cuidando su dieta.

En los últimos años se han publicado varios estudios que demuestran el efecto beneficioso de unos buenos hábitos nutricionales de cara a la concepción para poder favorecer al máximo la posibilidad de embarazarse. Cabe destacar que no estamos hablando sólo de evitar déficits de determinadas vitaminas (B12, B9 ..) que están asociadas a malformaciones neonatales sino que también hay que tener en cuenta que malos hábitos pueden afectar a la calidad seminal o los óvulos.

Con el fin de que esta alimentación sea global y equilibrada es básico incidir en la dieta que se adopta. Hay que informarnos bien de cuáles son los alimentos más ricos en los nutrientes que son necesarios y esenciales para favorecer la salud reproductiva más allá de la suplementación preconcepcional farmacológica que podemos tomar por añadidura.

Hay que tener en cuenta que durante el embarazo una mujer entrará en un periodo donde su cuerpo experimentará cambios metabólicos muy importantes y que hay que valorar muy bien las necesidades nutricionales especiales que requerirá para favorecer el crecimiento fetal saludable y evitar malformaciones y carencias en la madre y el bebé.

El hecho de seguir un patrón alimentario, es decir un tipo de dieta, como el Mediterráneo, ha sido demostrado en numerosos estudios que incrementa el porcentaje de embarazo de una manera notable. Y por otra parte, se han descrito alimentos que pueden interferir en el proceso de concepción, ya sea afectando el proceso de ovulación, reduciendo la posibilidad de implantación, el número de espermatozoides o su movilidad. Tanto es así, que en Embriogyn hemos desarrollado una dieta específica destinada a nuestras donantes de óvulos para favorecer el máximo la calidad de sus óvulos aparte de velar por su salud.

No hace falta decir que hay casos donde el consejo nutricional será de vital importancia para regular determinados desajustes hormonales o metabólicos como obesidad, resistencia a la insulina, diabetes, intolerancias, dislipemias ... En estos casos poder ponerse en manos de una nutricionista permitirá regular y preparar el cuerpo para una gestación saludable.

Un buen consejo nutricional personalizado y adaptado a las necesidades de cada persona nos puede ayudar a mejorar nuestras capacidades de gestación. Si además, nos encontramos ante un diagnóstico de esterilidad o infertilidad, podremos ayudarnos a conseguir nuestro objetivo de ser madres y padres a través de la dieta que llevamos paralelamente al tratamiento de fertilidad que estamos desarrollando.

Muchas veces los pacientes que se someten a una Inseminación o Fecundacióin Vitros preguntan qué pueden hacer para favorecer que el tratamiento tenga éxito y se embaraza, pues parte de la respuesta está en sus manos: deben seguir una buena dieta, equilibrada y saludable .

Ante esta evidencia, el equipo de Embriogyn consideró oportuno desarrollar el Servicio de Nutrición, que tiene las puertas abiertas a todas las personas interesadas que quieran ponerse en manos de una nutricionista especializada en la etapa preconcepcional (hombre y mujer), en el embarazo y posparto y lactancia. Además, tener una buena educación y conocimientos nutricionales serán básicos para poder cuidar el futuro bebé.