Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio Más información Aceptar
Up

Ser madre sin pareja masculina

Durante los últimos años, los nuevos modelos familiares, junto con las dificultades que tienen las mujeres para adoptar un niño y el reconocimiento de las parejas homosexuales, vienen reforzando la opción de la maternidad en solitario. Entre un 2 y un 5% de las mujeres que consultan para someterse a tratamientos de fertilidad o reproducción asistida, no tienen pareja masculina. Cada vez hay más mujeres que optan por la maternidad al margen del modelo familiar tradicional y los Centros de Reproducción Asistida se hacen cargo también de estos casos. En estos centros reciben información médica, biológica, ética, económica y jurídica , así como de los resultados y riesgos que se pueden derivar de la aplicación de las técnicas. Por tanto son mujeres bien documentadas y bien informadas por los Centros de Reproducción Asistida, con ideas muy claras, y con una larga meditación sobre su decisión

Clinica Fecundacion in vitro

La Ley de Reproducción Asistida

El artículo 6 de la ley 35/1988, 11 Noviembre, y refrendada por una sentencia posterior del Tribunal Constitucional del 17 de Junio ​​de 1999, no se exige que una mujer tenga que tener pareja para someterse a Técnicas de Reproducción Asistida, debe ser mayor de edad y presentar un buen estado de salud psicofísico.

Como en cualquier otro caso, antes de iniciar una Técnica de Reproducción Asistida, será necesario realizar un estudio básico de fertilidad en la mujer para optar por la mejor opción terapéutica. De entrada si todas las pruebas son correctas y la mujer es fértil, la primera opción terapéutica es la IAD (inseminación intrauterina utilizando una muestra espermática de donante), las tasas de embarazo por ciclo con esta técnica se sitúan alrededor del 25%. En mujeres que tengan más de 35 años o con problemas de fertilidad, la opción aconsejada es la Fecundación in vitro ( FIV ) utilizando una muestra espermática de donante, técnica que logra alrededor de un 45% de tasa de embarazo por ciclo.

Las muestras espermáticas utilizadas son de donantes anónimos procedentes de un Banco de Semen debidamente acreditado. Las muestras se mantienen congeladas y reúnen los requisitos establecidos por la ley vigente referente a los Bancos de células y tejidos. La ley también regula que el Banco debe velar por ofrecer un semen con la máxima similitud en cuanto a grupo sanguíneo y Rh y características físicas con la receptora. La donación de semen es un acto libre, anónimo y gratuito, de un hombre mayor de edad y que su estado psicofísico cumpla los requisitos de un protocolo obligatorio de estudio de donantes.

Los principales riesgos de las Técnicas de Reproducción Asistida son los mismos que asume cualquier mujer, porque son inherentes a la propia técnica e independientes de si se tiene o no pareja.

Las familias monoparenterals parecen ser modelos de futuro, hombres que adoptarán niños y mujeres que los tendrán solas, y esto se convertirá cada vez más una realidad. Ser madre tengas o no tengas pareja significa amor a la vida y ninguna mujer que lo desee debe de renunciar por no tener pareja.